Incontinencia Urinaria

Todo lo que tienes que saber sobre incontinencia de orina. Todas tus dudas. Causas. Productos. Todo, o casi todo.

¿Qué es la incontinencia de orina? 

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina debido a que la persona que la padece es incapaz de controlar su vejiga. Siente una necesidad repentina de orinar, pero es incapaz de retener.

Según la International Continence Society, es una condición mediante la cual se origina la pérdida involuntaria de orina a través de la uretra, que es objetivamente demostrable, ocasionando problemas sociales e higiénicos para el individuo.

Este hecho supone un problema de higiene, social y psíquico a la persona que lo sufre. Su actividad laboral y familiar también se ve afectada por las pérdidas de orina.

Los grupos demográficos que más probabilidad tienen de sufrir incontinencia urinaria son las personas mayores y las mujeres. Bien es cierto que este problema puede estar presente en hombre y mujeres de cualquier edad.

La incontinencia urinaria no es una enfermedad, es un síntoma de una alteración del llenado vesical producido por diferentes causas.

Incontinencia urinaria: causas por las que se producen las pérdidas de orina

La incontinencia urinaria se produce por el hecho de que la presión dentro de la vejiga es superior a la presión en la uretra. Los motivos son:

  • la uretra pierde la capacidad de cerrarse durante la fase de llenado.
  • la vejiga se contrae y se vacía sin poder evitarlo.
  • un mal funcionamiento entre la vejiga y la uretra.

Estos motivos pueden deberse a diferentes causas internas:

  • debilitamiento de los músculos del suelo pélvico
  • problemas neurológicos o cerebrales
  • obstrucción del aparato urinario
  • inflamación local
  • lesiones medulares
  • prostatitis
  • trastornos neuromusculares

Pero también existen causas externas que influyen:

  • barreras arquitectónicas
  • no tener cerca un baño
Causas de la incontinencia de orina

Datos sobre la prevalencia

Se estima que sólo en España más de 6 millones de personas sufren incontinencia de orina.

Prevalencia de la incontinencia en el adulto:

  • Hombre: 17%
  • Mujer: 24%

Prevalencia de la incontinencia en el anciano:

  • Hombre: entre el 14% y el 30%
  • Mujer: entre el 16% y el 51%

Un dato a tener en cuenta es la estimación de población mayor de 64 años. Se estima que la población de esa edad su duplicará en los próximos 50 años

Se calcula que entre un 10% y un 35% de los adultos padece incontinencia urinaria.

Dinámica de la micción

La dinámica de la micción se divide en 2 fases:

  • la fase de llenado
  • la fase de vaciado

En la fase de llenado de la vejiga, ésta actúa como si fuera un contenedor y gracias a su elasticidad, se adecua a la cantidad de orina hasta alcanzar capacidad.

Por norma general no notamos que la vejiga se esté llenando ya y solo somos conscientes cuando ya está completamente llena. Desde ese momento, disponemos de un tiempo determinado hasta que podamos orinar. En esta fase, la uretra activará los mecanismos de cierre para impedir pérdidas de orina al exterior. De esta forma, el esfínter interno como el esfínter externo permanecerán cerrados.

La fase de vaciado de la vejiga se inicia cuando la persona está en el lugar adecuado para orinar. De esta forma, el esfínter externo de la uretra se relaja de forma voluntaria y se inicia el proceso de vaciado a la vez que el músculo detrusor de la vejiga se contrae a la vez que el esfínter interno se abre para dejar el paso libre a la orina.

Grados de incontinencia urinaria

Existen diferentes grados de clasificación de incontinencia de orina:

  1. Incontinencia ligera: son pequeñas pérdidas de orina o pérdidas leves
  2. Incontinencia moderada y grave: cuando no es posible retener la micción.

Como medida general para clasificar la cantidad de pérdidas de orina que sufre una persona se ha estandarizado las siguientes medidas:

  • incontinencia leve: cuando las pérdidas de orina están por debajo de 600ml.
  • incontinencia moderada: cuando las pérdidas de orina están entre 600ml y 1500ml.
  • incontinencia grave: cuando las pérdidas de orina son más de 1500ml.

En la mayoría de los casos de pérdidas de orina el factor común es el debilitamiento de los músculos del suelo pélvico, que pierden su tono y dejan de ejercer la presión necesaria para retener la orina.

TIPOS DE INCONTINENCIA SEGÚN SÍNTOMAS

Existen varios tipos de incontinencia según el síntoma identificado. La información que el paciente aporta al médico es esencial para definir el tipo de incontinencia urinaria que padece.

Incontinencia urinaria de esfuerzo

La iu de esfuerzo es la pérdida involuntaria de orina que se asocia al realizar un esfuerzo físico como puede ser reír, toser, correr, etc. Su origen se encuentra en la uretra y más en concreto en los músculos del suelo pélvico. El movimiento realizado provoca presión sobre la vejiga, que es capaz de acomodarse, pero la uretra no puede mantener los mecanismos de cierre y se produce la pérdida. La cantidad de pérdidas de orina van de unas gotitas a un chorro.

La incontinencia de orina de esfuerzo es un tipo de incontinencia casi exclusivo del sexo femenino. Sólo se produce este tipo de incontinencia urinaria en hombres como resultado de una intervención de próstata.

Incontinencia urinaria en mujeres

En el caso de la mujer, la uretra es más corta. Con el embarazo, el suelo pélvico tiende a debilitarse, perdiendo tono muscular, provocando una caída de la vejiga y la uretra.

Esta pérdida de tono muscular se incrementa con el paso de los años. La vejiga y la uretra alteran sus estructuras y mecanismos que son efectivos cuando se está en reposo, pero al realizar un esfuerzo no son capaces de retener la micción.

Debido a la presión abdominal producida la por los esfuerzos pueden aparecer prolapsos de uretra, vejiga, útero y recto.

Según la Wikipedia, un prolapso significa literalmente el desplazamiento de órganos de manera que desciendan o se salgan de su ubicación natural. El término se utiliza por ejemplo para hacer referencia a los órganos que se asoman por la vejiga o el recto.

Incontinencia urinaria de esfuerzo
Incontinencia de orina de urgencia

Incontinencia urinaria de urgencia

La iu de urgencia está asociada a un fuerte deseo miccional que la persona siente pero que no puede evitar orinar. El intento de retener la orina puede producir dolor.

La causa en este tipo de incontinencia urinaria es la contracción de la vejiga de forma involuntaria. Esta contracción puede tener origen en diferentes alteraciones como neurológicas como parkinson, demencia, ictus, etc, o un algún factor genitourinario como la cistitis, prostatismo, etc.

En este caso la vejiga se denomina “vejiga inestable”.

Un ejemplo de este tipo de incontinencia en la tercera edad es el que se da en personas que han perdido la agilidad física y no les da tiempo a llegar a un baño o a quitarse la ropa. La proximidad a la vivienda, el ascensor, el contacto y el ruido del agua, el abrir la puerta de casa, son estímulos que desencadenan la urgencia.

Incontinencia urinaria mixta

La iu mixta es una combinación de síntomas de la pérdida de orina que se asocia al esfuerzo y los síntomas de la incontinencia de urgencia. 

Este tipo de IU es común en mujeres mayores y ancianos con problemas de próstata. La incontinencia urinaria mixta es la más frecuente de los diferentes tipos de incontinencia.

incontinencia de orina mixta
incontinencia urinaria por rebosamiento

Incontinencia urinaria por rebosamiento

La incontinencia urinaria por rebosamiento se produce cuando la vejiga está distendida por una obstrucción. Existen dos tipos:

  1. Orgánica: cuando la obstrucción impide el vaciado y el músculo detrusor pierde fuerza y es incapaz de ejercer presión sobre la vejiga para realizar el vaciado. Esto provoca la pérdida de gotas de orina.
  2. Neurológica: cuando un daño neurológico provoca que el músculo detrusor no tenga fuerza.

Incontinencia urinaria funcional

La incontinencia urinaria funcional hace referencia a la pérdida involuntaria de orina asociada a la incapacidad de ir al baño o utilizar sustitutos en el tiempo necesario, debido al deterioro de las funciones físicas o cognitivas o bien debido a la existencia de barreras arquitectónicas.

incontinencia urinaria funcional

Calidad de vida del incontinente

El problema de padecer incontinencia urinaria impacta fuertemente en la calidad de vida de la persona. Según un estudio de Nottingham Health Profile la incontinencia urinaria es el quinto trastorno que preocupa a las personas por encima de otros como el dolor de espalda, diabetes, hipertensión, deterioro de la vista o del oído, etc.

Según la Organización Mundial de la Salud, el concepto “calidad de vida” lo define como “percepción del individuo sobre su posición en la vida en el contexto de la cultura y el sistema de valores en el que vive y en relación con sus metas, expectativas, estándares y preocupaciones”.

Problemas físicos

Existe una relación entre incontinencia urinaria y un menor grado de bienestar físico debido a la falta de movilidad, malestar o problemas con el sueño en las personas que sufren pérdidas de orina. El miedo a padecer un escape de orina mientras se realiza una actividad supone un freno para el paciente. El riesgo de caídas aumenta ya que la necesidad de acudir de urgencia a un baño mientras se tienen pérdidas de orina puede provocar caídas.

En cuanto al sueño, el número de veces que un paciente se tiene que levantar al baño a orinar impacta directamente en su descanso con todo lo que eso conlleva.

Problemas psicológicos

La incontinencia urinaria, al ser un problema “silencioso”, puede ser un factor de depresión ya que la vergüenza sufrida aísla del resto de personas. Problemas como inseguridad o pesimismo afectan también a las personas que sufren incontinencia.

Consejos para cuidar la vejiga

Hemos recopilado para ti un listado de consejos para cuidar tu vejiga y evitar que los problemas de pérdidas leves de orina vayan a más:

  1. Ingerir líquido: uno de los mitos de la incontinencia urinaria es creer que dejar de ingerir líquidos va a solucionar el problema. Te recomendamos, a menos que tú médico indique otra cosa, que bebas por lo menos 1,5l de agua al día. El alcohol y la cafeína pueden irritar la vejiga.
  2. Ir al baño cuando realmente lo necesite no por si saliese algo. Este acto de acudir muchas veces al baño puede hacer la vejiga más pequeña. Sin embargo, es necesario vaciar la vejiga antes de acostarse.
  3. Evite el estreñimiento: hacer fuerza constantemente para vaciar el intestino puede provocar un debilitamiento en el suelo pélvico.
  4. Cuide los músculos del suelo pélvico.
  5. Acuda a su médico: cuando se produzca un escape, cuando tenga pérdidas de orina, cuando sienta una necesidad urgente y repentina de acudir a un baño, cuando tenga que levantarse varias veces por la noche a orinar, cuando necesite esforzarse para orinar, cuando sienta ardor al orinar.

Productos para la incontinencia

Existen en el mercado multitud de productos asociados a la incontinencia, todos ellos, enfocados a mejorar la calidad de vida del paciente. Los hemos clasificado en 3 grandes grupos:

Pañales y compresas absorbentes

En esta primera clasificación debemos de distinguir los productos según los diferentes grados de incontinencia que definimos anteriormente (clasificación por cantidad de pérdida de orina):

Ropa interior absorbente para incontinencia

Ropa interior absorbente para incontinencia moderada

Compresa para pérdidas de orina

Compresas para incontinencia leve

Protectores absorbentes

Productos para el cuidado de la piel

Cuando se producen pérdidas de orina, se pueden ocasionar problemas en la zona de la piel que está en contacto con la orina. Por ello, se debe de limpiar y proteger la piel de la manera adecuada, utilizando productos que no dañen el ph de la piel.

Para la limpieza se pueden utilizar toallitas húmedas, que no contengan alcohol. Si las toallitas no son suficientes, existen esponjas jabonosas que ayudan a eliminar rastros más densos. Existen productos de toallitas o espumas jabonosas que neutralizan los olores entre otros beneficios.

Para la protección de la piel se puede utilizar productos barrera, haciendo que la orina no entre en contacto con la piel en futuras micciones. Algunos de estos productos tienen función regeneradora de la piel, lo que favorece su uso en cualquier momento. El principal componente de estos productos suele ser el óxido de zinc. El formato de estos productos suele ser crema y aceite.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar